El Reino Unido y la búsqueda de alojamiento

Una de las cosas que más me preocupé en conseguir cuando fui a Japón fue un apartamento. Ya sabía que las casas en Tokio eran caras y pequeñas así que decidí que irme a Saitama no era mala opción teniendo en cuenta que me iba a ahorrar un pastizal al mes. Para ello, acudí a Nana, una japonesa que se había criado en España, que habla perfectamente castellano y que trabajaba en una inmobiliaria. Ella me ayudó a buscar un sitio en el que quedarme, y la verdad es que el sitio en el que estuve me encantó. Estaba un poco lejos de Tokio pero podía usar el tren para llegar en 30-40 minutos (todo dependiendo del día y los problemas que tuviera la línea) así que la cosa fue rápida y salí contento.

Vivienda: tanta demanda y tan poca oferta

Vivienda: tanta demanda y tan poca oferta

En Londres la cosa sin embargo, ha sido diferente. Aquí no conocía a nadie que me pudiera aconsejar y también quería ahorrar todo lo posible así que empecé a buscar estudios ya que eran la opción más barata. Empecé buscando en páginas como Gumtree o Zoopla pero cada vez que pedía información, me decían que la casa ya estaba alquilada. Como el tiempo corría en mi contra, ya que estaba en un hostal para 15 días, empecé a visitar inmobiliarias y me enseñaron un par de sitios que no se los recomendaría ni a mi peor enemigo. Eran desvanes o trasteros que les habían metido un cuarto de baño, una cocina y una cama y ale, un estudio. Penoso. Y visto lo visto, todo era similar así que tuve que cambiar mi búsqueda y empecé a mirar apartamentos de una habitación.

El precio en estos casos se disparaba pero la calidad de lo que encontraba era muy superior. Sabía que Londres era una ciudad cara pero no esperaba que fuera para tanto. En cualquier caso, no era como en Japón donde iba solo y con ahorros sino que en esta ocasión venía con mi novia y con trabajo por lo que podía permitirme algo más.

Por suerte, me surgió una casa en Lewisham. Un último piso con dormitorio, cocina, cuarto de baño y sala de estar por menos que muchos estudios. Por desgracia sólo va a ser para 5 meses porque la dueña va a estar fuera del país durante ese tiempo y quiere tener el piso ocupado pero como en el alquiler se incluye el impuesto municipal, el agua y la conexión a internet bien merecía la pena. El lugar está un poco lejos de mi trabajo, pero no me importa pasarme una hora de viaje si con ello me ahorro un dineral (y en esta ciudad eso sí que se nota).

This entry was posted in Reino Unido, vivienda and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to El Reino Unido y la búsqueda de alojamiento

  1. Polvorilla says:

    Una amiga mía también se fue a Londres a trabajar y vivió en una habitación alquilada en casa de unos indios. Salía barato, si, pero era un poco tostón… ¡Aunque comía comida india de la de verdad los fines de semana!

    En fín… ¡Ánimo con la búsqueda!