El Reino Unido y el transporte público

Si hay una cosa que me gusta de Bilbao es de nuestro servicio de transporte público. Puede que no sea el más completo, pero para una ciudad medianamente pequeña (al menos si lo comparamos con las grandes urbes del mundo), el metro junto con el bus y el tranvía para las zonas que no cubra, es más que suficiente. Sin embargo, cuando sales a un sitio más grande, la importancia del servicio público de transportes es algo que sí que aprecias de verdad.

No sé muy bien en ciudades como Madrid o Barcelona cómo funciona el transporte público porque las veces que he ido ha sido para no más de 3 días y siempre me he movido por las zonas turísticas donde siempre destaca el transporte. Pero cuando me fui a Tokyo, sí que vi que el transporte era muy superior al que había visto hasta entonces. No se trata solo de la variedad. Es que no hay esquina en toda la ciudad en el que no haya cobertura de tren o metro. Todas las zonas están completamente abarcadas y con un servicio continuo (al menos de día, de noche ya comentaré luego). En Londres pasa parecido. Tal vez no haya la misma cantidad de trenes o de metro para todas las zonas, ya que cuanto más te alejas del centro muchos menos trenes y líneas hay. Sin embargo, las frecuencias son muy buenas y te puedes recorrer la ciudad de una punta a otra en un tiempo muy razonable.

Metro de Londres

Metro de Londres

No obstante, estos grandes servicios de transporte no son comprensibles sin una gran inversión en la infraestructura. Por ello, los billetes de tren son muy caros tanto en Japón como en Londres. Es curioso también cómo el pago de los billetes varía. Mientras que en Londres, el transporte funciona por zonas, igual que pasa en Bilbao con el metro, en Japón el transporte se paga por número de estaciones (o kilómetros dependiendo de la línea) desde el punto de origen. Por ello, mientras que el billete mensual en Japón me cubría por unos 88 euros al mes las estaciones entre Kita-Toda y Shinjuku en Londres el mensual de las zonas 1,2 que utilizo se dispara a los 130 euros al mes. Sí, con el de Londres puedo ir a más sitios, pero si no viajo a esos sitios y estoy en la zona 2 a una parada de la 1, el billete me va a suponer un pico más (en realidad no, porque las zonas 1 y 1,2 cuestan lo mismo, pero imaginaos el ejemplo con las zonas 2 y 3). Sin embargo, con el billete Japonés, sin poder ir a donde quiera “gratis”, sé que voy a pagar el precio justo por mi trayecto. Aunque para injusticias, lo de Metrobilbao. Si bien el precio del billete mensual es barato, el sistema está preparado bastante mal. Yo era usuario del billete mensual de las zonas A y B. Sin embargo, si quería ir a la zona C desde la zona A, tenía que pagar un billete A-C, en vez de B-C que es lo que me corresponde por tener el mensual hasta la zona B. En Japón, esto estaba controlado con el pase de tren mensual (que se utilizaban las tarjetas Suica o Pasmo) y espero que en Bilbao, con la introducción de la tarjeta Barik se implemente también.

Otra cosa que también se diferencia el transporte público en cada país es en los horarios. En Bilbao tenemos un servicio de metro desde las 6 y media de la mañana hasta las 11 de la noche de domingo a jueves, no vísperas de festivos, y toda la noche en viernes, sábados y vísperas de festivos. En Londres la verdad es que no sé qué horarios tienen pero sé que el metro cierra muy tarde y abre muy temprano, así que como mucho igual está cerrado 4 horas al día. El caso más penoso es el de Tokyo. Siendo la ciudad más grande del mundo (el área metropolitana más grande para ser exactos) y en el que residen unos 25 millones de personas, que el último tren sea a las 12 y media de la noche y que no haya más servicio hasta las 5 de la mañana (algunas líneas como la Saikyo 「埼京線」no abren hasta las 6 sus líneas, de ahí que algunos hayamos pasado a llamarla la 「最悪線」 -saiaku sen, línea saiaku o la peor línea- haciendo el juego de palabras con 最強 que se pronuncia igual que la línea pero significa “el más fuerte”; chiste que a los japoneses les costaba pillar pero bueno…).

Luego ya estaría el tema de la puntualidad pero aquí he visto de todo. En Bilbao hay un día a la semana en el que están garantizados los retrasos. En Tokyo suelen ser muy puntuales, a menos que algún colgado se tire a las vías y se monte el retraso del siglo. Y finalmente, Londres me estaba sorprendiendo muchísimo con el tema de la puntualidad, pero hoy a la mañana, en plena hora punta, se ha tenido que cortar una parte del recorrido de la Central Line, de las más importantes de la capital británica, porque alguien ha tenido un accidente con el tren (vamos, que aquí también hay zumbados). Además, hay obras en todos los tramos del metro por lo que si te pilla la línea que está en obras, te tendrás que comer retrasos, cortes de servicio, etc.

De todo y para todos los gustos. Y aun así, habrá gente que seguirá usando el coche hasta para ir al cuarto de baño.

This entry was posted in Japón, otros, Reino Unido and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.