Japón y San Valentín

Según dice la Wikipedia, el día de San Valentín es el 14 de febrero debido a que alguien por 1840 se le ocurrió empezar a vender estampitas con corazones pintados. Así nació la, para mí, estúpida tradición de tener que regalarle algo a tu pareja.

Chocolate by AKB48

Las AKB48 también promocionaron chocolate por San Valentín

Como fiesta de origen cristiano que es, puede parecer que no tienen ninguna relación con Japón. Sin embargo, los nipones son especialistas en celebrar fiestas que no tienen nada que ver con sus religiones mayoritarias siempre y cuando implique la posibilidad de hacer negocio (he ahí los casos de Halloween y mucho más la navidad).

Así que, como bien habríais deducido antes de siquiera leer los dos párrafos anteriores, en Japón también se celebra San Valentín. Sí, se celebra el 14 de febrero y no, esta entrada no (tan) llega tarde. La celebración de San Valentín es un tanto especial en Japón si lo comparamos con el resto de países.

Si bien en la mayoría de los países occidentales se suelen hacer regalos a la pareja, en Japón son sólo las mujeres las que hacen regalos a los hombres. Y no vale cualquier regalo. Tiene que ser chocolate. Además, el regalo no sólo se le da al novio. También se suele aprovechar como regalo a la persona que te gusta (ya sea como declaración o sin que sepa de quién viene -lo cual me parece absurdísimo-) y también se suele dar a los compañeros de trabajo. Este segundo tipo se le conoce como 義理チョコ (giri-choco), o chocolate por obligación/compromiso.

El origen de regalar chocolate en San Valentín según la Wikipedia en Inglés viene de un anuncio que hizo una empresa destinado a extranjeros que vivían en Japón. De ahí saltó años después a promocionar el que se regalaran bombones con forma de corazón y así empezaron a sacar pasta.

Alguno dirá que es bastante injusto que sólo las mujeres regalen chocolate. No pasa nada. La tradición de que sólo lo hicieran las mujeres debió de surgir de una mala traducción de un anuncio aparentemente pero ya se encargaron de buscarle solución a la discriminación machista que suponía esta celebración.

Para ello, crearon el White Day. El White Day (o Día Blanco en castellano) es el día en que los hombres que han recibido chocolate en San Valentín devuelven el regalo (de ahí lo absurdo de dar chocolate el 14 de febrero sin que se sepa el remitente). Se celebra exactamente un mes después, el 14 de marzo y es el complemento perfecto para que los vendedores de bombones hagan su segundo agosto en menos de 30 días.

El día de San Valentín, y en menor medida también el White Day, es curiosamente un día bastante importante para los jóvenes japoneses muy poco dados a mostrar sus sentimientos. Más sorprendente aún es que se les pase el marrón de dar el primer paso a las chicas quienes suelen ser aún menos propensas a mostrar sus sentimientos. Ese día suelen considerarlo muchos jóvenes como el día más triste del año al tener muchas probabilidades de no recibir ni una chocolatina.

En cuanto a la experiencia personal, siendo este año el primer año que pasaba San Valentín en Japón, insistí a todas las chicas que conocía para que me regalaran chocolate ese día. Vamos, que para jeta ya estaba yo. Así que al final recibí chocolates de tres compañeras de la escuela y de mi novia. Mientras que los 3 primeros eran bastante previsibles por la brasa que les di, el de Amaia fue bastante más sorprendente (sobre todo teniendo en cuenta que ella está en la otra punta del mundo). Por desgracia, y causas que no voy a comentar aquí por ser extremadamente vergonzosas, no pude recibir los bombones el mismo día pero sí al día siguiente.

Bombones San Valentin

Bombones de San Valentín que me regaló Amaia

Por supuesto, hace unos días fue el White Day y un servidor tuvo que devolver lo recibido en San Valentín por lo que tuve que comprar los chocolates que correspondían y por supuesto, le envié a Amaia los suyos (creando de paso una envidia en el resto de compañeras de su oficina y odio por parte de todos los compañeros).

En definitiva, ésta es una de tantas celebraciones extrañas que compartimos con los japoneses pero que se celebra de manera tan diferente que parece que sea distinta.

This entry was posted in eventos, Japón and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.